inoculacion del VIH
inoculacion del VIH
nuevo descubrimiento
 
inoculacion del VIH
evolucion de la medicina
avances de la medicina
adiccion /salud
para evitarlas...
medicina del futuro
mas avance
grandes logros...
Descubren proceso de inoculación del VIH en tiempo real.
Como el escenario descrito por George Orwell en '1984' o las cámaras de 'Gran Hermano', que todo lo ven y lo vigilan, una nueva técnica de imagen ha permitido a unos investigadores de la Universidad Rockefeller de Nueva York (EEUU) visualizar, por primera vez en tiempo real, cómo se une el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) a una célula viva. Y han descubierto que en tan sólo cinco o seis minutos se completa la fusión.

Los autores de este trabajo, que se publica en las páginas de la revista 'Nature', han observado que cuando el VIH entra en la célula secuestra la maquinaria que usa para producir proteínas y la utiliza para fabricar las suyas propias. Estas nuevas proteínas creadas por el virus tienen que unirse correctamente para formar una partícula viral infecciosa, que se denomina virión. Una vez que se ha constituido el virión, ya está listo para lanzarse a infectar más células del organismo.
Aunque parece un proceso complicado, el VIH es capaz de realizarlo en cinco o seis minutos, según han podido comprobar Sanford Simon, coordinador de la investigación, y su equipo mientras veían cómo el virus lo llevaba a cabo.

Hasta ahora, los científicos habían deducido la forma de actuación del virus y cómo entraba en el organismo gracias a los estudios microscópicos de células infectadas o a los análisis bioquímicos de las poblaciones de las partículas infecciosas del VIH. Así, habían dado con algunas de las claves de su transporte intracelular. Sin embargo, nunca antes se había visto el proceso de unión en tiempo real.

Gracias a la microscopía de fluorescencia por reflexión interna -que así se llama la técnica que ha permitido observar al VIH en su 'salsa', es decir, mientras infecta al organismo humano-, los autores pueden descifrar aspectos claves de la unión entre el virus y la célula que hasta ahora se desconocían o, al menos, resultaban controvertidas.
Asimismo, destacan que el hallazgo podría abrir la puerta y ayudar a comprender el mecanismo de trabajo de muchos otros virus, no sólo el del VIH.



imagen
La solución al VIH puede estar en una proteína
. Se ha descubierto que la proteína Trim5-alfa interviene en la inhibición de la replicación del VIH. El correcto desarrollo de un fármaco que la dirija podría abrir las puertas al tratamiento definitivo contra el virus


Un equipo científico norteamericano ha identificado una proteína en monos que bloquea la replicación del VIH, el virus causante del SIDA, y que por consiguiente podría detener la infección en humanos. A pesar que la potencia de esta proteína en los hombres no es tan potente, los investigadores del Dana-Farber Cancer Institute de Boston (EEUU) afirman que podría suponer una nueva arma contra la enfermedad que afecta ya a más de 40 millones de personas en todo el mundo.
La proteína, llamada Trim5-alfa, impide al VIH despojarse de su revestimiento protector e inocular su material genético en la célula infectada para combinarse con el ADN de ésta. Si el virus no completa este proceso de integración con relativa rapidez pierde su poder infeccioso.

La Trim5-alfa es un inhibidor muy específico del VIH. Sodroski y colegas creen que su potencia puede diferir según el individuo, lo que explicaría por qué en ciertos enfermos el virus progresa con más rapidez que en otros. Es en este punto cuando los científicos deben plantearse buscar la forma de modificar la potencia de la proteína.

Los autores del trabajo, publicado en el último número de la revista Nature, también sospechan que ésta podría ser la primera de varias proteínas Trim que determinan la susceptibilidad de las células ante virus y otros agentes infecciosos.
Sodroski añadió que “podríamos encontrarnos ante un sistema de resistencia innata o intrínseca a los virus. Si se desarrolla un tratamiento que le ponga las riendas a esta proteína, no tardará en comercializarse para su uso combinado con los actuales medicamentos para combatir el VIH que actúan sobre distintos puntos del proceso de replicación.”

Algunos de los más evidentes ejemplos de aplicación serían la profilaxis de individuos en riesgo todavía sanos o la limitación del poder del virus de infectar nuevas células en enfermos ya positivos.